Hoy quiero comentarte algunas de las características principales de la mujer Vata, para que tengas la información a mano. Ya que me preguntáis a menudo.

Solo es un resumen de algunos aspectos importantes en este Dosha.

Vamos allá!

Las mujeres Vata tienen cuerpos ligeros y flexibles, de constitución más bien pequeña, tienden a estar delgadas o con poca grasa. Puede dar la impresión que son “demasiado altas” o “demasiado bajas” y físicamente pueden parecer personas subdesarrolladas, con músculos ligeros y menos fuerza y vitalidad que los otros doshas. Su cabello es fino y con tendencia a la sequedad.

Las mujeres Vata tienen la piel seca con tendencia a áspera y seca. Con mala circulación por lo que sus pies y manos tienden a estar fríos. El clima frío, seco  y ventoso no les gusta ni les favorece, por lo que prefieren climas cálidos como el verano o la primavera.

Tienen un apetito, sed y fortaleza digestiva variable. Tienen tendencia a experimentar dificultades digestivas y problemas para absorber los nutrientes. Por ejemplo, las verduras crudas a pesar de que se consideran muy sanas, a las mujeres Vata no les produce equilibrio. Tampoco es aconsejable ayunar o comer muy poco cuando se quiere perder peso, ya que esto les perjudica. Los sabores más beneficiosos para ellas son el sabor dulce, ácido y salado.

Tienden a producir una orina escasa y las deposiciones tienden al estreñimiento.

Las mujeres Vata caminan, piensan y hablan rápido. Debido a la cualidad móvil de este dosha no les gusta estar sentadas o sin hacer nada, tienden a las actividades dinámicas como correr o saltar, pero para estas mujeres esto es forzar y les agota por lo que tampoco se recomienda una actividad física demasiado vigorosa.

El exceso de este dosha hace que la mente se muestre inquieta e hiperactiva. Los sonidos fuertes, las drogas, el azúcar, la cafeína y el alcohol son puro veneno para las mujeres Vata. En desequilibrio tienden al insomnio, estreñimiento, flatulencia, debilidad, artritis, neumonía, sequedad excesiva en la piel y en el cabello, lumbago, ciática, confusión mental, trastornos y tics  y tics.

El exceso de Vata es uno de los causantes principales del síndrome premenstrual, y se da cuando una mujer poco antes de la menstruación, experimenta hinchazón, dolor en la parte baja del abdomen o en la zona lumbar, retortijones, dolor en los músculos de las pantorrillas o insomnio. También es indicativo de un agravamiento de este dosha, cuando emocionalmente se siente ansiedad, miedo e inseguridad.

Algunas recomendaciones generales para equilibrar a la mujer Vata:

-Mantente abrigada y en ambientes cálidos, evitando el frío y el viento

-Conserva la tranquilidad y busca actividades suaves

-Evita los alimentos crudos, secos y fríos (mejor consumir alimentos y especias calientes)

-Sigue una rutina lo más regular posible